Oaxaca Antiguo

En 1561 desvían la ruta del río Atoyac.

Por: Guillermo Rangel Rojas

Algunos recordamos cuando el río Jalatlaco fue entubado, surgiendo la Calzada de la República, pero pocos sabemos que el rio Atoyac fue desviado.En un documento firmado por el Alcalde Mayor de Antequera, Licenciado Pedro de Ledezma, comenta de la ciudad de Antequera, hoy Oaxaca, que: “Por la parte del poniente pasa un río, que en lengua mexicana se llama Atoyac… …Pasa muy cerca de la ciudad y suele, en tiempo de aguas, robar con sus avenidas las casas y huertas cercanas…” (1).

En el mismo sentido del problema de la cercanía del río, Burgoa señala que: La ciudad, “tiene dos ríos, que el uno le viene de la parte del Poniente, cuyos márgenes besan las goteras de la ciudad, y a veces la amenazan sus corrientes, por los barrios que corresponden al Sur, donde caminan sus corrientes juntándose con otro que viene de Oriente, en distancia de un cuarto de legua de lo poblado.” (2)Por su parte Antonio Gay, (3) Pág. 207. Dice, sobre la fundación de la ciudad, que el virrey D. Antonio de Mendoza, en su paso por Antequera hacia el Perú, relata a D. Luis de Velasco que: “ni en las trazas, ni en lo demás, se hacía lo que convenía” Hacia el sur de la plaza del mercado, se extendían terrenos anegadizos cubiertos de carrizales, bañados con frecuencia por derrames del Atoyac: eran del todo inhabitables. “A mi me parece, decía el mismo Mendoza, que de la plaza abajo no se deben hacer casas de nuevo, ni V. S. dé favor para que nadie labre, si no fuere a la parte de arriba de la iglesia”.Dice el Padre Gay: “Para utilizar esta ciénaga y contar por ese lado con terreno en qué poder edificar nuevas casas, se pensó en alejar el río trescientas brazas, haciéndolo pasar por el pie del Monte Albán.

Con la actividad que distinguía en aquellos tiempos a los españoles, pronto se puso en obra el pensamiento, pues consta que en abril de 1561, siendo corregidor Cristóbal de Espíndola, con acuerdo del obispo, cabildo y regimiento de la ciudad, por mandato del virrey iban de Cuilapan, Etla, Tlalixtac, Tlacochahuaya, Coyotepec, Zaachila, Huitzo, Zimatlán, Ocotlán y Teitipac, quinientos indios de trabajo, de retirar el río de Atoyac, pagando guajaca la herramienta necesaria y la comida por el tiempo que dure la obra… El beneficio que recibió entonces la ciudad, (siguiendo a Gay) aún se disfruta, pues el río no volvió a reconocer su antiguo cauce; pero los edificios construidos sobre el falso terreno logrado por esa industria, constantemente han sido los más inseguros y estropeados en los terremotos.”Jorge Fernando Iturribarría, en su libro Sucedió en Oaxaca, (4) comenta que: “Como una braza mide 1.67 Mts. Y las trescientas a que se refiere la interpolación anterior dan una longitud de poco más de medio kilómetro, según dichos datos, el río debió haber tenido su lecho original a la altura de las actuales calles 9ª del 20 de Noviembre y 5ª de Miguel Cabrera. Y como por otra parte, entre las calles citadas y la falda de Monte Albán hay también una distancia aproximada de medio kilómetro, el río ya retirado, debió quedar más o menos en un punto equidistante de las dos referencias, lo que corresponde con mucha aproximación a la situación actual del río. O sea que no pasaba a corta distancia de San Juan de Dios primer templo erigido en Oaxaca, lo que resunta imposible porque dicho templo, calle de por medio, colinda con la entonces llamada Plaza de Cortés, hoy mercado”.No coincido con la afirmación anterior, mi interpretación de las diferentes fuentes es que el río pasaba muy cerca del centro de la ciudad.

(1) Relaciones Geográficas del Siglo XVI: Antequera. Tomo primero. Edición René Acuña. 1984.(2) Fr. Francisco de Burgoa. Geográfica Descripción. Pág. 29.1989.(3) Antonio Gay. Historia de Oaxaca. 1985(4) Jorge Fernando Iturribarría. Sucedió en Oaxaca. 1992.

admin

El grupo de comunicación más influyente en Xoxocotlán.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba