Inicio Cultura Mitla, Oaxaca, México.

Mitla, Oaxaca, México.

5 minuto leer
0
0
205

Mitla existió desde la época I y quiere decir infierno, el otro mundo. Las ruinas de Mitla, tal como hoy existen, están formadas por cinco grupos de edificios. Se les ha llamado Establecimiento católico (el primero en ser visto desde la puerta de acceso), Grupo de adobe, Grupo de las columnas (el más famoso), Grupo del Arroyo (en estos momentos, fuera de la sección turística) y Grupo Sur (abandonado).

Es casi seguro que los espacios entre ellos estuvieron cubiertos por casas que han desaparecido o están sus restos ocultos bajo los edificios de la población moderna. Por ello no podemos ahora visualizar el plano de la Mitla antigua y tenemos que referirnos sólo a estos grupos aislados.

El grupo del Adobe, el más occidental, no ha sido excavado, pero presenta una característica que sólo comparte con el grupo del Sur. En ambos, el patio cuadrangular está limitado por tres lados con aposentos, y en el lado oriental por una pirámide en cuya cúspide debió de haber un templo. Otra similar está en el lado norte. Estos son los dos únicos edificios religiosos en los cinco grupos. En el centro de este patio y tal vez en el del Adobe hubo un adoratorio.

Varios expertos del tema afirman que en el pasado remoto este lugar de culto tenía tres niveles subterráneos; sótano, subsótano y ultrasubsótano. Llegados a este tercer nivel, se hallaba una enorme puerta de piedra que escondía más túneles y cuevas que se extendían mas allá de la propia Mitla.


Según el investigador norteamericano, Charles A Marcoux, un experto en túneles subterráneos, los indios nativos de la zona de Mitla solían sacrificar seres humanos allí hace siglos. Las víctimas eran arrojadas vivas en las cámaras oscuras bajo del templo, un destino sin retorno.

Hace unos siglos, parece ser que unos misioneros cristianos llegaron a esta zona de México para explorar el antiguo Templo de Mitla. Pudieron abrir la puerta de piedra del tercer nivel y entraron en las cámaras subterráneas caminando por un túnel que conducía a una lejana cadena de montañas.

Después de cubrir mucha distancia descubrieron unas columnas de piedra a ambos lados de su senda y comenzaron a tener miedo cuando vieron las sombras de unas serpientes deslizándose sobre las rocas cerca del camino.
A continuación, empezaron a ver grandes sombras, escucharon sonidos indefinibles y sintieron fuertes ráfagas de viento.

Convencidos de que estaban en las puertas del infierno, decidieron emprender la retirada. De regreso al templo, sellaron la puerta de piedra y mandaron a los nativos del lugar que anegaran los sótanos con tierra y rocas, ocultando toda evidencia de este camino al mundo subterráneo de los «dioses antiguos».

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por admin
Cargue Más En Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compruebe también

Con cápsula del tiempo, Seculta conmemora 48 aniversario de la Hemeroteca Pública de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oax. 22 de octubre de 2020.- En el marco del 48 aniversario de la Hemero…