Cuentos y Leyendas

NO ME BUSQUES…

No me busques en una tumba, en una urna, en un panteón. Tu bien sabes que nunca me gustó el encierro, y ahora que mi cuerpo ya no es prisión soy para siempre tuyo y del viento. Búscame en la simpiterna de octubre, pintando de morado el cerro, búscame en los 400 pétalos del cempasuchil, tu qué sabes cuánto amaba las flores, los olores y los colores Búscame una mañana llena de niebla, escondido entre los cedros y las chacas, bajando por el manantial de agua fresca, surcando el cielo con las garzas Búscame cuando el sol de mediodía te envuelva entre sus rayos haciéndote buscar la sombra de un guayabo, recuérdame ahí con su aroma. Búscame una tarde lluviosa en la taza de café que tú corazón reconforta, en los momentos felices que pasamos juntos, en nuestras plática más inverosímil. Ya no me llores por qué me afliges, se que es duro ya no poder vernos, pero aún podemos sentirnos, acompañarnos, y sobretodo amarnos, por qué se va el cuerpo pero el amor es eterno y no entiende de materia, tiempo o espacio. Así que me quedo aquí, contigo, y con todas las cosas que ame y que cada día me hicieron sentir vivo, y también me quedo dormido, en el pecho de la muerte piadosa, liberadora, incomprendida y a veces repudiada, pero tan nuestra como la vida misma, tan serena y tranquila que nadie lo creería. Te espero aquí, y te acompaño cada día, camina a tu ritmo, no hay prisa, yo ya estoy contigo, esperando cada día ver tu sonrisa, verte explotando cada segundo, cada minuto, cada maravilla que nos regala tu mundo, y cuando vengas aquí te espero, para tomarnos un mezcal y brindar por lo maravillosa que fue la vida…

admin

El grupo de comunicación más influyente en Xoxocotlán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Share via
Copy link
Powered by Social Snap